miércoles, 12 de agosto de 2009

CAUSAS Y EFECTOS DE LA AGRESIVIDAD EN NIÑOS DEL NIVEL PREESCOLAR

Introducción

El nivel preescolar es dónde se favorecen las habilidades como capacidades y competencias en el niño, sin embargo se han observado fenómenos en el comportamiento de los pequeños, uno de ellos es la agresividad.
La agresividad infantil constituye una de las principales quejas de padres y educadores respecto de los niños, dándose con frecuencia. A menudo nos enfrentamos a niños agresivos, manipuladores o rebeldes pero no sabemos muy bien como debemos actuar con ellos o cómo podemos incidir en su conducta para llegar a cambiarla.
Un comportamiento agresivo en la infancia predice no sólo la manifestación de agresividad durante la adolescencia y la edad adulta, sino la existencia de una mayor probabilidad de fracaso académico, debido a las dificultades que estos niños encuentran en socializarse y adaptarse a su propio ambiente.


CAUSAS Y EFECTOS DE LA AGRESIVIDAD EN NIÑOS DEL NIVEL PREESCOLAR

Agresividad, fenómeno social que afecta las relaciones interpersonales, las características que pueden presentar los niños son:
· Egocentrismo
· Hiperactividad
· Liderazgo
· Autoritarismo

Por tal motivo se ha observado que los niños agresivos son rechazados por sus mismos compañeros. Las posibles causas que pueden influir en éste comportamiento son:

· Problemas familiares
· Falta de atención al niño
· Entorno social
· Maltrato infantil


LAS PREGUNTAS QUE SE PRETENDEN RESPONDER



¿Por qué la agresividad en los niños?


¿Cuáles son las causas que propician la agresividad?


¿Qué efectos tiene en el desarrollo posterior del niño?


¿Qué estrategias debe utilizar la educadora en éste caso?


¿En qué momento el comportamiento se vuelve un problema?


Presentación


La conducta que manifiesta un niño desde temprana edad es un acontecimiento que siempre llama la atención tanto de los padres de familia como de los maestros por ser una parte esencial que forma su personalidad y de la cuál dependen las buenas relaciones que puede entablar con los individuos que le rodean


CAUSAS Y EFECTOS DE LA AGRESIVIDAD EN NIÑOS DEL NIVEL PREESCOLAR

En la primera infancia y en la edad preescolar el niño adopta formas de comportamiento social adquiridas mediante el aprendizaje con refuerzo o por imitación de las personas con que se identifica. Los padres juegan un papel importante, sobre todo en los primeros años de vida y posteriormente, también los hermanos mayores, otros niños y los adultos en general. Además a medida que el niño crece se va interesando más por los personajes del cine, televisión u otros medios de comunicación. Por lo que el ambiente se considera fundamental en el comportamiento del niño.

Un aspecto importante a considerar es que la conducta puede ser determinada por factores hereditarios y circunstancias ambientales. En el primero hacemos referencia al temperamento que toda persona trae consigo desde el momento de nacer (innato), es decir, las características de la personalidad; por ejemplo, venimos al mundo con los rasgos de nuestros padres de la misma manera que heredamos el color de piel, ojos, cabello, boca, etc; de igual forma sucede con la personalidad que es la forma de responder ante un estimulo y en consecuencia forma parte de nuestra constitución y no la podemos cambiar, sin embargo, esto no debe ser una limitante, ya que podemos aceptarlo e integrarlo armónicamente a nuestra forma de ser para que nos permita vivir de la mejor manera posible. También determina en gran medida nuestras acciones y puede ser controlada con el conocimiento de sí mismo y fuerza de voluntad.

La televisión influye sobre la opinión que tiene los niños de la realidad social, uno de los efectos que puede ejercer es el de estimular las conductas estereotipadas respecto a las acciones de los personajes que los niños suelen imitar. A través del reconocimiento de personajes los niños adquieren nociones de pautas predecibles de comportamiento humano en el mundo real.

La conducta agresiva en el ser humano puede interpretarse como manifestación de un instinto o pulsión de destrucción, como reacción que aparece ante cualquier tipo de frustración o como respuesta aprendida ante situaciones determinadas.

Sin lugar a dudas, el primer agente socializador y de aprendizaje en el niño es la familia, puesto que desde el nacimiento esta le proporciona además los medios indispensables para su supervivencia, algunas pautas de conducta y se conceptualiza como: institución social encargada de reproducir el orden social y de asegurar la transmisión del patrimonio técnico-cultural a las sucesivas generaciones. Constituye así su función básica, tanto desde el punto de vista de la supervivencia individual como de la social.

Sigmund Freud fue uno de los primeros teóricos que resaltó la importancia del papel de la familia en el posterior desarrollo de la psicología individual, destacando las experiencias infantiles en los primeros años de la vida. En fechas más recientes Bowlby confirmó con datos empíricos la necesidad del grupo familiar para lograr un buen desarrollo, físico y psíquico del niño pequeño.
Los principales tipos de agresión son:
ü Hostil o directa
El niño se dirige específicamente a la persona que quiere perjudicar, tratando de molestarla físicamente.
ü Instrumental o indirecta
El niño se vale de cosas a las cuales la persona a la que quiere dañar le tiene cariño y utiliza estas para hacerlo sentir mal.
ü Contenida:
El infante se siente con ganas de hacer maldades o enojado y con coraje hacia alguien, pero no lo puede desahogar con los otros dos tipos de agresión y dado que los posterga se siente frustrado, por ello con sus gestos faciales manifiesta su imposibilidad de dañar.

Los principales factores que influyen en las conductas agresivas de los niños son:

a) Problemas familiares: entre ellos infidelidad, vicios de los padres, divorcios, ausencia de padre o madre.
b) Entorno social: convivencia con personas agresivas
c) Falta de atención: incursión de la madres en el ámbito laboral, hijos no deseados, familias numerosas, familias de escasos recursos
d) Maltrato infantil: diferentes tipos de maltrato en el hogar por parte de los padres

Normalmente los problemas de agresividad comienzan en el hogar que es en donde los niños tienen sus primeras interacciones, y observan conductas tanto positivas como negativas de las personas de apego y más allegadas a ellos. Cuando en el hogar los padres de familia no prestan atención ni cuidados a sus hijos, es cuando el niño busca una forma de llamar la atención de estos o de personas más cercanas como los maestros, y la forma más común dentro del jardín de niños es el agredir a sus compañeros física o verbalmente, para de esta manera hacer que la maestra centre su atención en el, como también el observar dentro de su contexto este tipo de conductas que el niño termina por imitarlas y ponerlas en práctica con todas las personas que le rodean, es importante resaltar que siempre hay situaciones que a los niños ponen agresivos y se debe de centrar la atención en ver que es lo que pone agresivos a los niños.

“Se le considera maltrato a toda acción u omisión no accidental que impide o pone en peligro la seguridad de los menores de 18 años y la necesidad de necesidades físicas y psicológicas. Existen diferentes tipos de maltrato infligidos a niños y niñas, entre los principales se encuentran: abandono o negligencia, maltrato emocional, maltrato físico, abuso sexual, maltrato prenatal, mendicidad, corrupción, institucional”.

Efectos
a) Aislamiento: por los problemas a los que se enfrentan los niños tienen a aislarse para solo pensar en lo que les está pasando, tiende a observar su alrededor y si hay algo que no le gusta o le molesta, tiende a agredir.
b) Bajo rendimiento escolar: a causa de los daños tanto físicos como psicológicos el niño pierde el interés por aprender cuestiones académicas, y por eso su rendimiento no es favorable.
c) Bajo autoestima: cuando no hay nadie con el niño a que le ayude a ir superando y asimilando lo que le está pasando, cae en sentirse menos que los demás.
d) Rechazo: compañeros y familiares eligen alejarse de estos niños al darse cuenta de su comportamiento.

Es de resaltar que un efecto conlleva a otro, por lo regular los niños con conductas agresivas terminan cayendo en estos efectos.

Ante una conducta agresiva emitida por un niño el primer paso es identificar los antecedentes de este, es decir, la manera en que el niño tolera la frustración, qué situaciones frustrantes soporta menos y considerar las consecuencias de dicha conducta, analizar lo que el pequeño consigue siendo agresivo, los resultados en las personas y las repercusiones que lleva consigo.

Esto por sí solo no nos da los elementos necesarios para una buena evaluación, por tanto hay que evaluar si el niño posee las habilidades cognitivas y conductuales para responder a las situaciones conflictivas que puedan presentárseles.

También se pueden utilizar para la evaluación técnicas directas como la observación natural o el autoregistro y técnicas indirectas como la entrevista, cuestionarios o autoinformes. Lo anterior proporciona datos confiables por que se está en contacto directo con el alumno, prestando atención a lo que hacen; aquí no basta con que se diga si un niño es agresivo, sino que uno mismo se puede percatar de en formar parte de su contexto. Esto se fortalece y va de la mano con las técnicas indirectas aplicadas a personas que conviven con el alumno y de acuerdo a lo que experimentan con el y pueden brindar pistas relevantes para ayudarlo.

Algunas de las estrategias que pueden utilizar las educadoras para disminuir o bien ayudar a eliminar la conducta agresiva son:

1) Dialogo

Lo que se pretende es que el alumno reconozca que su conducta es inapropiada, utilizando el dialogo para conversar con el alumno sobre la forma como se está comportando, aquí la docente deberá hacer que el alumno conozca que su conducta claramente agresiva no será tolerada por sus compañeros, maestra y personas que lo rodean, y por ello ésta deberá cuestionar al alumno acerca de la vida que está llevando fuera de la escuela, para así conocer la causa de su conducta agresiva, y así mismo poder encontrar alguna solución para poder ayudarlo.

2) Masoterapia

El propósito de esta estrategia es propiciar la relajación de los alumnos y consiste en dividir al grupo en parejas, en la que un niño se coloca sentado, mientras el otro tras su espalda de pie; el que está parado, con las yemas de los dedos le da masaje al otro niño, empezando por el cuello, continuando lentamente por la espalda hasta llegar a la cintura, posteriormente se invertirán los papeles (mientras se desarrolla la actividad deberá colocarse música instrumental de fondo).

3) Músicoterapia

Con esta estrategia se pretende relajar a los alumnos durante la clase y permitir que los niños descarguen su energía. Consiste en colocar música instrumental en la jornada de trabajo.

4) Juegos y actividades para favorecer la socialización y afectividad en los niños

En esta estrategia se pretende que los niños convivan de manera sana, activa y divertida, y que aprendan a autorregular sus conductas; las actividades deberán de poner en juego las cosas que a los niños les gustan y les disgustan, aquellas en las que la educadora a observado que activan en los niños conductas agresivas.

La conducta del niño se convierte en problema cuando este incurre mucho en actitudes como no tolerar el ambiente de su alrededor y tiende a morder a hacer berrinches, pegar, arañar, escupir, decir palabras altisonantes, maldecir e incluso golpear fuerte y bruscamente.

Conclusiones.

=El hombre es un ser social que no puede vivir aislado y que necesita de contacto con los demás para poder crecer y realizarse como persona.
=Las relaciones familiares son consideradas esenciales para la formación de la personalidad y de las actitudes de los niños e influyen en las relaciones sociales futuras.
=Todo tipo de agresión tiene soluciones y salidas, es necesario que las responsables de la educación busquen las estrategias para ayudar a este tipo de personas.

Bibliografía.

Antología de Entorno familiar y social del quinto semestre de educación preescolar.
Greenfield, P. Marks: El niño y los medios de comunicación pp 136-137-138-139-140.
Palacios Jesús: Maltratos a los niños en la familia en Maria Jose Rodrigo y Jesús Palacios. Familia y desarrollo humano, edt. Psicología y educación pp 399-421.
Guia para padres, tomo 2. La educación de los hijos-la escolarización edt Cultura.s.a. España 1999 pp 389-390.
Galindo Edgar: Modificación de la conducta en educación especial edt Trillas pp 169.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada